miércoles, 11 de julio de 2007

El otro yo


Había una vez... Y una vez más nos encontramos haciendo una pausa, mirando para atrás, intentando describir el camino que nos llevó hasta acá, hasta el Hoy de El Otro Yo. Y nos resulta placentero y sencillo pero a la vez algo vacío el limitarnos a describir cronológicamente los días desde esa unión fraternal y mágica en 1988, y hacer la clásica recorrienda por discos y marcas de orgullo artístico, hasta llegar a un nuevo punto de arribo, en este caso "Fuera del Tiempo", el último disco. Por eso queríamos esta vez contarlo -una vez más- pero una vez más de forma distinta.

Editaron un disco triple (Esencia), un DVD (Contagiándose la energía del otro en Obras), grabaron un disco adentro de un auto (Mundo, con una portastudio de 4 canales y usando como cabina un Dodge Polara), tocaron varias veces en Obras, muchísimas en festivales y eventos, viajaron y nos hicieron viajar por todo el país y por todo el continente, a veces tocando para 50 personas y otras para miles, ayudaron a otras bandas grabando con Besótico, fueron seleccionados para múltiples premios y ganaron algunos y perdieron otros, fueron parte de la "corriente de bandas emergentes", algunos dicen que quedaron como sobrevivientes, tienen amigos y hermanos por todos lados, a veces tocaron con mamelucos y tantas otras terminaron desnudos (Inmaduros), les encanta tocar en vivo y les encanta generar sensaciones, aman los recitales calientes, divertidos, repletos de adrenalina como de sentimientos, pero de algo se puede estar muy seguros: su corazón sigue siendo puro, siguen descansando en Temperley, ahí, al lado de la eléctrica vía, cerca de un triángulo mágico ... Siempre que sale un disco nuevo les piden una reflexión, un comentario, un título para ubicarlo dentro de aquella línea de tiempo esquemática... pero esta vez es distinto, parecieran sentirse vírgenes de historia y géneros...